Compresiones vasculares

Compresiones vasculares

Otro ejemplo de diagnóstico y terapia personalizada mediante la medición del riego sanguíneo lo constituyen los distintos síntomas que acompañan a las compresiones vasculares en el abdomen (Descarga de una guía ilustrada para pacientes).

A menudo el dolor abdominal tiene un origen fácilmente detectable, sobre todo cuando aparece de forma repetina o muestra una relación clara con otros síntomas (por ej. diarrea, vómitos, fiebre). Pero si el dolor abdominal persiste durante mucho tiempo, durante semanas o meses, suele ser necesario realizar análisis completos para determinar sus causas. A veces el origen de los dolores continúa siendo un enigma aun después de dichos análisis, de forma que se pasan a tomar en consideración también posibles causas psíquicas o las circunstancias vitales como desencadenantes principales o secundarios de los mismos.

No obstante, es poco conocido el hecho de que algunos pacientes sufren las consecuencias de una compresión de los vasos o causada por los vasos situados en el abdomen, los llamados síndromes de compresión vascular. En estos, los vasos sanguíneos son comprimidos entre otros vasos u órganos. Ello provoca que se vea obstaculizado el flujo sanguíneo normal, lo cual puede conducir a la formación de los cuadros clínicos más variados en los individuos concretos. Dado que estos cuadros pueden desencadenar, aparte de dolor, también otros muchos síntomas que en apariencia no guardan ninguna conexión, como náuseas, mareos, problemas respiratorios (sobre todo en la inspiración), falta de apetito y sensación de saciedad, vista nublada, alteraciones circulatorias y episodios puntuales de diarrea, no es extraño que transcurran varios años antes de que se pueda dar con el diagnóstico.

Con ocasión del European Ultrasound Congress EUROSON Ljubljana, 22 nd  – 24 th  September 2017, se presenta el nuevo enfoque para una consideración integral de los numerosos síndromes de compresión vascular abdominal, explicado en la siguiente página.