Diagnóstico del dolor abdominal

El dolor abdominal crónico o recurrente reduce la calidad de vida de muchos pacientes y representa a menudo un problema diagnóstico. Los desencadenantes del dolor abdominal pueden encontrarse en la misma región abdominal, aunque también lejos de ésta. Con el diagnóstico por ultrasonido se pueden obtener imágenes y realizar mediciones no solo de los mismos órganos sino también de muchas de sus funciones. De esta forma, el dolor abdominal puede delimitarse rápidamente y se puede recomendar la adopción de medidas sencillas, tales como un cambio de dieta en caso de mala digestión de la glucosa. El reflujo de los ácidos gástricos, que son una causa frecuente de dolor abdominal en lactantes, puede ser observado directamente. Ello permite que se puedan recomendar tratamientos simples y no medicamentosos que liberen al niño del dolor abdominal y que permitan a los padres dormir sin interrupciones. Los trastornos en el transporte de los nutrientes, las inflamaciones intestinales, el aumento de los ganglios linfáticos, la hinchazón del hígado y del bazo, los transtornos en la circulación sanguínea y las compresiones vasculares producen a menudo dolores abdominales recurrentes y no es raro que escapen a un primer diagnóstico. Las páginas siguientes explican con más detalle cómo una ecografía doppler a color funcional moderna puede contribuir a la obtención del diagnóstico del dolor abdominal y naturalmente también de otras muchas patologías.