Síndrome de la línea media (síndrome de congestión de la línea media)

El síndrome de la línea media es un cuadro clínico que surge del estancamiento de la sangre de la mitad izquierda del cuerpo en la columna vertebral. Como consecuencia de la marcha erguida del ser humano la columna lumbar se arquea hacia adentro, en dirección a la pared abdominal. La sangre proveniente de la mitad izquierda del cuerpo, por ejemplo de la mitad izquierda de la pelvis, de la pierna izquierda o del riñón izquierdo, debe fluir hasta la vena cava inferior para poder regresar al corazón. La vena cava inferior se encuentra situada en el lado derecho de la columna vertebral. Por tanto, las venas de la mitad izquierda del cuerpo deben cruzar la columna vertebral para poder garantizar el regreso de la sangre al corazón. A causa de la lordosis, el arqueamiento hacia adentro de la columna vertebral en la zona lumbar, se origina un estancamiento de la sangre sobre todo en las mujeres, ya que la columna vertebral comprime los vasos sanguíneos que la atraviesan de izquierda a derecha. Ello provoca un estancamiento considerable de la sangre en las venas del riñón izquierdo, de la pelvis izquierda y de la pierna izquierda.

Síntomas frecuentes:

Dolor abdominal (a menudo por encima del ombligo)

Dolor en la columna vertebral

Dolor en el bajo vientre (en la zona de la vejiga y del útero)

Dolor en el testículo izquierdo (con varicocele)/ en los labios izquierdos con varices en la vulva

Dolor en el costado interno del muslo izquierdo

Dolor de cabeza (a menudo en la nuca)

Dificultad a la hora de respirar por la nariz por las mañanas

Hemorroides – sangrado al defecar

Ganas de orinar y micciones dolorosas

Vejiga

Congestión venosa masiva en la pared de la vejiga: amarillo verdoso: dilatación de los vasos en la pared de la vejiga

Recto con congestión venosa

Fuerte congestión venosa del recto: azul rojo verde: dilatación de los vasos en la pared intestinal

Esto significa que el ya de por sí escaso calibre se ve aun más drásticamente reducido por la dilatación de la pared y el flujo de sangre que sale para atravesar los órganos colaterales se reduce de forma adicional. Esta es una situación que conduce a nuevos incrementos de la presión en la vena renal izquierda y sus vías colaterales. Al final se origina un equilibrio entre la presión venosa aumentada y las posibilidades de drenaje, las cuales pueden drenar de forma reducida la sangre de la vena renal que se encuentra bajo una alta presión a través de las vías vasculares inflamadas de los órganos alternativos. Esto significa sin embargo también que los pacientes con frecuencia refieren dolores crónicos en dichos órganos de origen físico y psicológico. Ello se debe a que en ambos casos la frecuencia cardiaca incrementada y la sobrecarga del corazón provoca que se bombee más sangre en el riñón izquierdo, la cual, dado que no puede fluir de éste de la forma correcta, provoca que aumente la presión en los recorridos colaterales y con ello aumenten los dolores.

Los llamados órganos de la línea media son en concreto la columna vertebral, y en un sentido más amplio también el cráneo y el cerebro junto con los órganos correspondientes rodeados por las estructuras óseas, el recto, la vagina, el pene, el ovario izquierdo, el testículo izquierdo, la vejiga, la uretra, el útero y la próstata. Todos estos órganos pueden enfermar causando dolor y verse alterados en su función. Ello explica el amplio abanico de dolencias que refieren los pacientes. Por otro lado ello constituye también una fuente frecuente de malentendidos cuando las circunstancias que provocan los síntomas no se comprenden.

Como las molestias pueden surgir en zonas que van desde la cabeza a los pies, ello hace suponer que la causa de las mismas no sea de origen orgánico y por tanto se trate de una patología psicosomática. Para poder tratar la causa de la enfermedad y la eliminación del dolor es necesario, no obstante, contar con pruebas de las alteraciones descritas, por ejemplo a través de exámenes ecográficos doppler a color con mediciones de la presión para poder introducir una terapia medicamentosa concreta temporal pero efectiva a largo plazo.

Disponemos de experiencia con más de 1.000 pacientes aquejados con el fenómeno del cascanueces y con el síndrome del cascanueces y sobre los procedimientos especiales de terapia y de análisis con los que todos los pacientes pasan a librarse de los dolores o al menos reducirlos a la mínima expresión. Dado que la patología es poco conocida en general, con esta guía de carácter divulgativo esperamos apelar directamente a los pacientes para darles la posibilidad de hablar con su médico de confianza acerca del tema. Con gusto les ayudaremos en los aspectos relativos al diagnóstico y a la terapia, tanto a niños como a pacientes adultos. Estos padecen durante años el síndrome/ fenómeno del cascanueces hasta entonces desconocido sin haber podido interpretar sus molestias correctamente.