Síndrome de Wilkie/ síndrome de la arteria mesentérica superior

Anatomie AMSEn el ángulo entre la aorta y la arteria mesentérica superior la vena renal izquierda se desplaza hacia la derecha (véase el síndrome del cascanueces) y el duodeno hacia la izquierda. En el caso de que este ángulo sea demasiado estrecho, el duodeno puede ser comprimido de tal forma por ambas arterias que los nutrientes se queden estancados delante del pinzamiento inmediatamente después de haber salido del estómago y no puedan seguir siendo transportados sin provocar dolores, vómitos o si no se adoptan determinadas posturas corporales.

Los afectados perciben aproximadamente quince minutos después de comenzar a ingerir alimentos un fuerte dolor en la parte superior del abdomen que les hacen tener que pasar a seguir una dieta blanda o ingerir pequeñas raciones de alimentos. La parte superior derecha del abdomen se distiende bajo el arco de las costillas, se producen dolores en la parte superior del abdomen cada vez más frecuentes, eructos y a veces incluso vómitos. A menudo se percibe un alivio en posición acostada sobre el lado izquierdo. En caso de comprensión intensa la repulsa hacia la comida por miedo a los dolores es tan grande que los pacientes pierden peso.

En algunos casos la compresión se debe al estado debilitado de la musculatura del intestino, en otros es suficiente únicamente el estrechamiento del ángulo de salida de la arteria mesentérica de la aorta para que se desencadenen los síntomas.

Los afectados pueden ponerse en contacto en el grupo de autoayuda.

Nosotros realizamos el diagnóstico con la ayuda de una ecografía doppler a color funcional haciendo hincapié en el patrón individual de los dolores del paciente y observando detalladamente el transporte del alimento tanto en ayunas, como durante y después de la ingesta de alimentos y en diferentes posturas corporales y contrastándolo con sus síntomas. De esta forma se puede realizar un diagnóstico mediante examen de forma no invasiva y sin necesidad de someter al paciente a radiación.

Existen síndromes de compresión vascular que suelen acompañan al síndrome de Wilkie y son asimismo diagnosticados a través de un examen completo y cuidadoso en la misma sesión. Esto es determinante, puesto que las dolencias de todos los síndromes de compresión vascular se superponen y no puede ser establecido un plan de terapia por fases hasta que no se realiza un examen cuantitativo de la perfusión de los vasos afectados.

El siguiente vídeo muestra el estancamiento del duodeno de un paciente que no ha ingerido nada, es decir, que tiene el duodeno vacío:

 

El siguiente vídeo de ultrasonido muestra cómo se vacía el duodeno frente a la resistencia: