Malformaciones vasculares

Malformaciones vasculares

Las malformaciones vasculares son alteraciones en la estructura de los vasos sanguíneos o linfáticos. Pueden verse afectadas las arterias, las venas, los capilares y los vasos linfáticos de forma individual o simultánea en un órgano o en una región del organismo.

Estenosis de las arterias renales

A modo de ejemplo, una arteria puede ser más estrecha de forma congénita y por tanto verse perjudicado el riego sanguíneo del órgano abastecido por ésta. En ese caso se habla de estenosis vascular. Si tiene lugar una estenosis de la arteria renal, ésta puede provocar una elevación de la presión sanguínea. Dado que la estenosis puede reducirse dilatando el vaso, mediante el diagnóstico ecográfico de la misma existe la posibilidad de reducir la presión sanguínea elevada a través de una intervención, de forma que a menudo ya no haga falta tomar más medicamentos para reducir la presión sanguínea.

Cuando hay una estenosis de la arteria renal tiene lugar una irrigación sanguínea reducida del riñón afectado. Este reacciona secretando mayor cantidad de la hormona renina. La renina aumenta la presión sanguínea para poder llevar sangre suficiente a pesar del estrechamiento de los vasos del riñón afectado para que éste pueda cumplir su función desintoxicante. Dicha elevación de la presión sanguínea es nociva para todos los demás órganos y provoca arterioesclerosis, sobrecarga del músculo cardiaco y un mayor riesgo de sufrir un infarto.

En la siguiente imagen de ultrasonido se representa una estenosis de la arteria renal:

Nierenarterienstenose

Con la técnica de PixelFlux puede valorarse de forma sencilla y precisa cuánta sangre está llegando aún al riñón. Con ello supone un complemento a procedimientos de tipo puramente morfológico como la representación con sustancias de contraste de la arteria renal en la angiografía, la tomografía computerizada (TC) o la tomografía de resonancia magnética (TRM). Tras el ensanchamiento de la arteria renal (dilatación mediante balón o stent) puede medirse el efecto del tratamiento de forma exacta. De esta forma se puede observar la recuperación progresiva del riñón sin radiación:

Malformación arteriovenosa

Las conexiones cercanas entre las arterias y las venas, las llamadas malformaciones arteriovenosas, pueden llevar también a alteraciones en el riego sanguíneo o provocar un crecimiento elevado del órgano abastecido. Con la subsanación de dicha malformación pueden eliminarse las molestias.

El siguiente gráfico muestra cómo el riego sanguíneo de los vasos del cuello es totalmente diferente en cada lado en los pacientes con tinnitus (sonidos del oído). Mientras que la velocidad del flujo sanguíneo del lado derecho, de 48 cm/s, se considera normal, la del lado derecho es considerablemente mayor (310 cm/s):

AV Fistel Hals

La causa de los sonidos en el oído era en este caso una fístula arteriovenosa de los vasos del cuello. Tras la eliminación de la fístula arteriovenosa desapareció el tinnitus y el patrón de circulación sanguínea se normalizó completamente.