Inflamaciónes – la enfermedad de Crohn / Apenditis / Nefritis

Infecciones

Cuando hay una infección el riego sanguíneo del órgano o tejido afectado aumenta. El cuerpo reacciona a la inflamación dilatando los vasos sanguíneos para que pueda llegar más sangre y más células inmunes hasta el lugar donde se encuentra la infección.

Medición de la circulación sanguínea en la enfermedad de Crohn

Las enfermedades crónicas del intestino de tipo inflamatorio como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa suelen cursar en forma de brotes. En las fases activas de la enfermedad, durante un brote inflamatorio, el riego sanguíneo del intestino se ve incrementado. La potente reacción inflamatoria suele producir dolores abdominales. Cuando un paciente aquejado con la enfermedad de Crohn refiere dolores abdominales, la causa puede ser un nuevo brote inflamatorio. Aunque por supuesto los dolores abdominales pueden tener también otro origen. Por ello, para poder tratarlos es necesario averiguar la causa exacta.

La medición de la circulación sanguínea del intestino ofrece una respuesta al interrogante de si se trata de un nuevo brote o de si el dolor abdominal se debe a otra causa. De esta forma se puede decidir si se debería tratar el brote de la inflamación crónica o si se debe buscar otra causa del dolor abdominal y elegir la terapia distinta que corresponda.

La siguiente grabación de ultrasonido ofrece un ejemplo de brote inflamatorio de un paciente con la enfermedad de Crohn. El engrosamiento de la pared del intestino típica de la enfermedad (ya detectable en la técnica simple de ultrasonido) no puede ofrecer pistas sobre el nuevo brote, ya que sigue ahí durante meses después de que haya remitido la inflamación. Por ello no es un criterio adecuado para el nuevo brote inflamatorio en curso. En el vídeo ecográfico doppler a color, sin embargo, el aumento de la circulación sanguínea salta a la vista claramente gracias al aumento de superficie coloreada. Con la medición de la circulación sanguínea tisular a través de PixelFlux la actividad inflamatoria puede ser medida de forma precisa. Esta se ve incrementada fuertemente. El paciente está sufriendo por tanto un nuevo brote inflamatorio.

 

La siguiente grabación proviene de otro paciente con la enfermedad de Crohn que también se queja de dolor abdominal. En este caso la medición no indica, al contrario que en la grabación anterior, ningún aumento de la circulación sanguínea. La actividad inflamatoria, por tanto, no ha aumentado. Como consecuencia, el dolor abdominal debe de tener otro origen, y tratar la enfermedad de Crohn probablemente no tendría ningún efecto sobre éste.

 

 

Diagnóstico del dolor abdominal: ¿es apenditis, o no lo es?

Cuando los niños se quejan de dolor abdominal frecuentemente se maneja la posibilidad de que se trate de una apendicitis (una inflamación del apéndice que se ubica en el ciego). Con la ecografía dúplex a color es fácil emitir una valoración bastante inequívoca. La medición del incremento de la circulación sanguínea por el proceso inflamatorio hace más fácil decidir si se debe retirar el apéndice quirúrgicamente o si es suficiente con una terapia a base de medicamentos para eliminar la infección. En los casos en los que la medición de la circulación sanguínea indica que no es necesaria una operación, gracias a la ecografía dúplex a color y la medición PixelFlux los pacientes evitan tener que someterse a ella.

Appendicitis

Nefritis

En caso de enfermedad renal, si se detectan brotes inflamatorios de forma rápida y clara se puede evitar que pasen a ser crónicos. Las mediciones de la circulación sanguínea permiten en este caso realizar afirmaciones precisas. La siguiente imagen muestra un riñón sano con escasa coloración y diagrama de perfusión normal:

Nierentzuendung-gesund

En la imagen inferior, por el contrario, se muestra un incremento masivo de la perfusión sanguínea –Nos hallamos frente a una nefritis:

Nierentzuendung-krank